top of page

Pedro de Obregón y la miniatura toledana a mediados del siglo XVII

Actualizado: 12 sept 2022

Moraleda Moraleda, Jaime (2020) "Pedro de Obregón y la miniatura toledana a mediados del siglo XVII" En Accadere. Revista de Historia del Arte, 0, pp. 55-67.

En el siglo XVI la Catedral de Toledo mantuvo un constante programa de mecenazgo en relación con el encargo de códices miniados para sus principales funciones litúrgicas. El Misal Rico de Cisneros, que supuso el inicio de la centuria bajo las pautas estéticas de la Escuela de Gante y Brujas, fue abriendo paso a una mayor incorporación de los repertorios all’antica, consolidados en el último cuarto de siglo, entre múltiples variantes del grutesco y novedosas composiciones renacentistas. La centuria del Setecientos se inició con los últimos trabajos para el Misal del Cardenal Quiroga, en el que Juan de Salazar trabajó como iluminador principal, muy influenciado por la corriente manierista imperante; si bien pronto advertimos un progresivo abandono en la producción de manuscritos iluminados, con grandes intervalos de ausencia de trabajos. La documentación consultada, que ha permitido un rastreo minucioso relacionado con esta actividad, revela la presencia del pintor madrileño Pedro de Obregón como uno de los últimos miniaturistas al servicio de la catedral primada, cuya obra, aún poco estudiada, presenta rasgos propios de las pautas estilísticas del Barroco, en un ambiente en el que se vislumbra una progresiva decadencia en el número de encargos relacionados con nuevos proyectos de iluminación.





Abstract


Throughout the sixteenth century the Cathedral of Toledo continued its patronage program related to commission of illuminated manuscripts for its liturgical ceremonies. The Missal Rico de Cisneros, which marked the beginning of the century under the aesthetics of the School of Ghent and Bruges, opened the way to the incorporation of the all’antica repertoires developed in the last quarter of the century, under the multiple variants of the grutesco and the new Renaissance compositions. The seventeenth century began with the latest works for the Cardinal Quiroga’s Missal, in which Juan de Salazar worked as the main illuminator, influenced by Mannerist aesthetics; although, we soon noticed a lower production of illuminated manuscripts, with large periods without works. The documentary investigation reveals the presence of the painter Pedro de Obregón, born in Madrid, as one of the last miniaturists in the service of the primated cathedral, whose work presents the main characteristics of the Baroque style, as well as a progressive decline of miniature works.












Comments


bottom of page